(via wikipedia)

Los petroglifos son diseños simbólicos grabados en rocas, realizados desbastando la capa superficial. Muchos fueron hechos por nuestros antepasados prehistóricos del periodo neolítico. Son el más cercano antecedente de los símbolos previos a la escritura. Su uso como forma de comunicación se data hacia el 10.000 a. C. y puede llegar hasta los tiempos modernos en algunas culturas y lugares. La palabra proviene de los términos griegos petros (piedra) y glyphein (tallar). En su origen, fue acuñada en francés como pétroglyphe.

Estas imágenes talladas en la roca probablemente tenían un sentido cultural y religioso para las sociedades que las crearon. Se estima que muchos petroglifos representaban algún tipo de lenguaje ritual o simbólico aún no desvelado. Los glifos más tardíos de la Edad del Bronce Nórdica en Escandinavia parece que hacen referencia a algún tipo de frontera territorial entre tribus, además de los significados religiosos que tuvieren. Parece que existían dialectos locales o regionales entre pueblos de la misma familia o vecinos. Las inscripciones en Siberia tienen formas que podrían ser el antecedente de las runas, aunque no se ha encontrado ninguna relación entre ambos y no se ha logrado comprender su significado.

Algunos investigadores constatan la semejanza existente entre diferentes estilos de petroglifos encontrados en todos los continentes. Sin embargo, es difícil explicar estilos semejantes ya que todos los seres humanos se habrían inspirado en lo que les rodeaba. Puede deberse a una mera coincidencia, o bien puede deberse a las migraciones que llevaron a cabo los diferentes grupos a partir de una zona común, o a un origen común para todos ellos